el barrio

huracán Sandy tras su paso

     Una residente de Nueva York camina por una de las desoladas e inundadas calles, luego del paso de Sandy por la ciudad.

El mortífero huracán Sandy tocó tierra la noche del lunes en el noreste de Estados Unidos y causó gran devastación en Nueva York. El presidente Barack Obama declaró el estado de emergencia en todo el estado, paso que permite liberar fondos federales para ayudar a las víctimas.

La megatormenta dejó al menos 17 muertos en Estados Unidos y uno en Canadá, severas inundaciones y un apagón que afecta a por lo menos 7 millones de habitantes, al tiempo que una tormenta de nieve comienza a cubrir de blanco extensas zonas al norte.

No se permiten comentarios.